Belchite, una visita sobrecogedora

Un sitio al que tenía muchas ganas de ir, (Quim lo visitó hace tiempo) es el pueblo viejo de Belchite. Hemos pasado infinidad de veces por el desvío al pueblo, en nuestros viajes Madrid-Barcelona. Con las prisas siempre pensábamos volver con tiempo y por fin este verano y acompañados de los abuelos de Éric lo hemos hecho. Si después de visitar Belchite quieres acercarte a Zaragoza, descubrirás una ciudad muy interesante.

Avenida principal de Belchite Viejo
Avenida principal de Belchite Viejo

Puede que conozcas este lugar por su fama respecto a los misterios y las apariciones, otros por su triste historia. La realidad es que nosotros no vivimos ninguna aparición ni misterio (ya me hubiera gustado). El lugar tiene tanta fuerza que tampoco hace falta, ya estremece lo suficiente cuando imaginas lo que debieron ser aquellos días durante la Guerra Civil.

Un lugar estratégico

Belchite era un enclave deseado para ambos bandos, por su lugar estratégico de camino a Zaragoza y porque se convirtió en un lugar donde las dos partes se empeñaron en conquistar a modo de ejemplo para el resto del país.

Torre del Reloj y Torre de la Iglesia de San Martín
Torre del Reloj y Torre de la Iglesia de San Martín

Iniciamos la visita guiada al pueblo de Belchite

La visita al pueblo solo se puede hacer guiada, hasta hace pocos años no era así. Como suele pasar entraba todo tipo de gente y algunos se dedicaban a espoliar y hacer pintadas o romper las ruinas, por lo que la opción libre ya no existe. Para visitar Belchite puedes comprar las entradas por internet. En la web del ayuntamiento o bien en la oficina de turismo de Belchite Nuevo. Nosotros lo hicimos de manera presenciar ya que la web no diferencia entre tipos de entradas por edades. Finalmente en turismo nos dijeron que Éric por edad no pagaba.

Poema sobre la puerta de la iglesia que realizó el hijo de uno de los supervivientes.
Poema sobre la puerta de la iglesia que realizó el hijo de uno de los supervivientes.

Comenzamos la visita a Belchite viejo

Llegamos al punto de encuentro con nuestra guía, El Arco de la Villa en la Plaza de Goya, a la entrada del pueblo viejo. Fuera un hombre vestido de militar de la época invitaba a hacernos fotos con él o con el atrezzo que te dejaba, me temo que con nuestro grupo no tuvo mucho éxito.

Al pasar el umbral del arco lo primero que nos sorprendió es ver a los bomberos que estaban entrenando allí con perros que buscan víctimas en derrumbes, etc. Así de golpe nos metimos en ambiente, parece mentira que tras esa puerta estén las ruinas de todo un pueblo y la presencia de los bomberos te ponía más aún en situación.

Bombero con el perro en Belchite
Bombero con el perro en Belchite

Un francotirador acechando

La guía nos invitó a subir a la torre que hay sobre los arcos, para ver una pequeña explicación que hay allí y la vista de la avenida principal. Más tarde durante la visita nos explicó que desde este mismo lugar, en una ventana continua, hubo un francotirador que no dejaba títere con cabeza ya que tenía una vista privilegiada de toda la calle desde allí, por lo que no había escapatoria. Quien pasaba por aquella calle era muy probable que no llegara muy lejos.

En la ventana de la derecha estaba el famoso francotirador de Belchite.
En la ventana de la derecha estaba el famoso francotirador.

Comenzamos la visita al pueblo atravesando esa misma calle e intentando imaginar como debía ser el pueblo cuando estaba en pie. Nos explicaron que aún quedan algunas personas que viven en el pueblo nuevo que vivieron esta guerra y que recuerdan perfectamente los horrores que sufrieron. Los primeros que llegaron a este enclave fueron los nacionales. Señalando algunas casas y sacando de ellas a más de veinte vecinos que llevaron directamente a la prisión del pueblo. De ahí tras recibir torturas los conducían a la tapia de la iglesia donde eran ejecutados.

Posteriormente el bando republicano realizó un asedio sobre el pueblo, donde murieron muchísimas personas y se hicieron con el poder. Por desgracia aquí no acabó todo, Belchite se convirtió en el pueblo de los horrores y tras este asedió llegaron de nuevo los nacionales. Estos terminaron haciéndose con el poder matando a su paso a cientos de personas.

Interior edificio en ruinas
Interior edificio en ruinas

Una situación insostenible

Por lo que nos contaba la guía la situación en Belchite fue horrible. Las condiciones de insalubridad con tantos muertos era insostenible, por lo que tuvieron que coger todos los cuerpos que llevaban días esparcidos (más de mil personas) y los llevaron a una de las plazas donde los incineraron. La personas del pueblo que lo vivieron dicen que fue lo más horrible que han vivido nunca.

Plaza donde incineraron  miles de cuerpos en Belchite
Plaza donde incineraron miles de cuerpos.

Con todos estos relatos, fuimos avanzando y descubriendo los rincones del pueblo, estremeciéndonos a cada paso. Llegamos hasta la iglesia de San Martín, donde su torre sufrió un asedio constante y la quemaron para acabar con los francotiradores. Está realmente en mal estado y sorprende que te dejen pasar a visitarla sin llevar ninguna medida de protección. Para los curiosos de estos temas la guía nos dijo que aquí es precisamente donde más sucesos inexplicables y psicofonías han recogido.

La torre más atacada en la Iglesia de San Martín
La torre más atacada en la Iglesia de San Martín

Belchite escenario de películas

De aquí a la plaza del Convento donde se encuentran las ruinas del Convento de San Agustín. En este punto no te dejan entrar porque está también en muy mal estado y varias curiosidades. En su torre se puede ver una bomba que está incrustada en la torre aún sin detonar y tanto en este convento como en el resto del pueblo se han rodado muchas películas (incluida alguna porno) y videoclips…el lugar da mucho juego desde luego.

Convento de San Agustín
Convento de San Agustín

Poco a poco la visita iba llegando a su fin. En una visita guiada y rodeados de gente es difícil imaginarte lo que se debió vivir durante la guerra en Belchite. Sinceramente recorrer sus calles sobrecoge pero para ser sinceros y desde nuestra posición actual, creo que es imposible ponerte en el lugar de  la gente que vivió un horror semejante. Solo te queda la sensación de que es un lugar que debería visitar todo el mundo, para de este modo tomar nota de lo que nunca debería haber pasado y no se debe repetir.

Cómo llegar al pueblo viejo de Belchite

Belchite se encuentra a unos 50 kilómetros de Zaragoza y a 160 kilómetros de Lleida. Tanto si vienes de un sentido o del otro deberás ir por la AP2 y abandonarla en la salida 1B dirección Belchite. Desde aquí circularás por la ARA-A1 hasta enlazar con la A-222. Después de unos 20 kilómetros llegarás a Belchite nuevo. Belchite viejo está junto a este.

Deja un comentario