Subimos al Volcán de Santa Margarida y vamos a Santa Pau

Lo bueno del camping Lava es que está en un lugar estratégico para visitar la zona. Después de disfrutar del despertar rodeado de naturaleza, nos preparamos el desayuno y  para empezar la excursión, vamos a subir al volcán de Santa Margarida. Se puede ir desde el camping caminando, pero para no darle una paliza a Éric decidimos ir al parking que hay al inicio de la ruta, en esta época está regulado y cuesta 4€ dejar el coche todo el día.

Setas en suelo volcánico
Setas en suelo volcánico

Desde el aparcamiento la ruta empieza suave, al poco de cruzar una masía se empieza a endurecer un poco, pero buscando setas y explorando el entorno se hace ameno y Éric va subiendo muy motivado y con muchas ganas de llegar al cráter.

Caminando bajo los árboles
Caminando bajo los árboles

Una vez llegamos al borde del cráter, empezamos el descenso hacia el centro del volcán, aquí ya empieza a tocarnos el sol, ya que en el anterior tramo los árboles nos protegían y hacían que la ascensión fuese agradable.  En unos diez minutos aproximadamente llegamos a una curva y al girar a mano derecha aparece antes nosotros la Érmita de Santa Margarida, como hemos subido pronto apenas hay gente y tenemos el privilegio de disfrutar del entorno prácticamente solos. Aprovechamos para comer un poco mientras vemos multitud de mariposas pasar ante nosotros.

Ermita de Santa Margarida en el crater del volcán
Ermita de Santa Margarida en el crater del volcán

Volvemos sobre nuestros pasos para regresar al coche, en total hemos estado algo más de dos horas entre ir y volver, Éric lo ha hecho sin problema y ha disfrutado mucho, ya que últimamente tiene mucho interés por los volcanes. Como tenemos tiempo nos acercamos a Olot para comprar algunas cosas que nos hacen falta para luego una vez en el camping preparar la comida y después de una mini siesta por parte de Elena y Éric nos acercamos a la piscina para refrescarnos.

Mariposa en el volcán de Santa Margarida
Mariposa en el volcán de Santa Margarida

Una vez pasados por agua y más fresquitos, nos preparamos para nuestra siguiente visita, el pueblo de Santa Pau, nosotros ya hemos estado varias veces pero para Éric es la primera igual que el volcán. El pueblo medieval es uno de los más bonitos de la zona y perderse por sus calles siempre es un disfrute y da igual las veces que hayas estado.

Parte antigua de Santa Pau
Parte antigua de Santa Pau

Lo más llamativo del pueblo es la plaza porticada, visitamos también la iglesia de Santa María que se encuentra en la misma plaza, para continuar pasando por delante del castillo que muestra claros síntomas de abandono, Elena está un poco cansada y nos espera mientras Éric y yo seguimos visitando el pueblo hasta que llegamos a la muralla desde el que admiramos el paisaje.

Una pausa en el castillo
Una pausa en el castillo

Como hemos visto un restaurante interesante, volvemos a por Elena para convencerla de que no está lejos y conseguimos que nos siga hasta el restaurante Can Daina, donde disfrutamos de una cena con torradas de escalibada y salmón con aguacate y unas bravas con unas croquetas, los postres también están muy ricos, hechos por ellos y tenemos la suerte de estar acabando cuando llegan unos comensales ruidosos celebrando un aniversario infantil.

Porticado de la plaza
Porticado de la plaza

De vuelta al camping descubrimos que con todo el sitio que hay libre se han instalado dos familias ruidosas junto a nuestra tienda, nunca lo entenderemos, pero parece que tenemos un imán o igual es que no les gusta estar lejos de la gente.

Abandonando Santa Pau
Abandonando Santa Pau

Nos acercamos a la entrada ya que hay lo que nosotros creíamos que era un  karaoke, pero en realidad es un playback de unas personas que van subiendo al escenario disfrazadas y van interpretando las canciones que tras presentarlas un hombre con algunas dificultades para leer los textos que lleva preparados, no sabemos si por los nervios del directo, van apareciendo los cantantes. A Éric parece gustarle y nos quedamos hasta el final, tras este surrealista espectáculo nos vamos a dormir, cuando ya estamos dentro de la tienda, los vecinos están de cachondeo, así que les tenemos que llamar la atención por que es tarde y queremos dormir.

 

 

Somos una familia que nos encanta viajar, hacer escapadas y la fotografía. Aquí reunimos muchas de nuestras actividades.

4 Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

En cumplimiento de la legislación española vigente en materia de protección de datos de carácter personal y del reglamento europeo RGPD 679/2016 le informamos de:

Responsable: Elena Infante + info

Finalidad: Gestión del envío de información solicitada, gestión de suscripciones al blog y moderación de comentarios. + info

Legitimación:: Consentimiento expreso del interesado. + info

Destinatarios: No se cederán datos a terceros para la gestión de estos datos.

Derechos: Tiene derecho a Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional. + info

Información adicional:: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos Personales en mi página web http://losviajesdequimyelena.com + info