Castillo de Loarre y Monasterio de San Juan de la Peña

En esta escapada nos acercamos a la provincia de Huesca y visitamos el Castillo de Loarre, además de visitar el Monasterio de San Juan de la Peña y hacer una pequeña parada en Riglos para admirar los Mallos.

Puente Romano en Loarre
Puente Romano en Loarre

Hacía tiempo que no nos acercábamos a Huesca y encontramos la excusa perfecta sugerida por los padres de Elena de conocer este fabuloso castillo y algunos encantos de los alrededores. Quedamos con ellos en el camping que hay junto al pueblo.

Cielo nocturno de Loarre en el camping
Cielo nocturno de Loarre en el camping

El Camping es bastante curioso ya que está lleno de esculturas y es muy tranquilo, Éric encantado ya que encima íbamos a dormir en la caravana de sus abuelos, lo que aumentaba el atractivo de la escapada.

Castillo de Loarre
Castillo de Loarre

Como llegamos por la tarde todos nos lo tomamos con mucha tranquilidad, así que ubicamos la caravana y reservamos fuerzas para el día siguiente, Éric y Quim se metieron en la piscina que tenía el agua muy fría. El cielo nocturno aquí es espectacular, ya que apenas hay contaminación lumínica y disfrutamos de un cielo increíble que por desgracia no podemos ver viviendo en Barcelona.

Entrada al Castillo
Entrada al Castillo

Al día siguiente me desperté temprano (Quim) y aproveché para bajar caminando al pueblo que está a 15 minutos por una pista que desciende hasta Loarre, así que aprovecho para comprar el pan y algunas pastas locales para volver por el mismo camino hasta el camping.

Parapente sobrevolando el castillo
Parapente sobrevolando el castillo

Ya con todo el grupo operativo, nos acercamos al castillo que está muy cerca, es una fortaleza del siglo XI y está considerada como la más importante del románico en España, la verdad es que impone bastante, hay que pasar un primer muro y recorrer uno casi 100m hasta la puerta principal, en su época bastante expuesto para el atacante.

Otro tesoro (caché) encontrado
Otro tesoro (caché) encontrado

Éric encantado de visitar el castillo mientras su abuelo que ya había estado nos hacía de guía, dimos alguna vuelta de más, pero conseguimos visitar todas las dependencias y observar como sobrevolaban el castillo con parapentes en tándem, imaginamos que las vistas deben de ser fantásticas.

San Juan de la Peña
San Juan de la Peña

Una vez concluida la visita nos pusimos a buscar un geocaché. Ya os contaremos en otro post en qué consiste, a Elena y Éric les encanta y siempre que tienen la oportunidad se ponen a buscar alguno.

Interior del Monasterio
Interior del Monasterio

Decidimos visitar el Monasterio de San Juan de la Peña. Lo puse en el GPS y elegí el camino más corto que no resultó ser el más rápido por lo que todo el mundo se alteró, ya que ir por la carretera A-1205 pasa por una zona de bastantes curvas, lo mejor es acercarse por la A-132, así al pasar por el pueblo de Santa Cruz de la Serós también se puede hacer una parada para comer y ver el pueblo que es bastante bonito. Nosotros comimos en la Hostelería Santa Cruz y nos trataron muy bien y la comida estaba genial.

Detalle del claustro
Detalle del claustro

Así que otra vez subimos hasta el Monasterio Nuevo, ojo hay dos, el aparcamiento está en este y hay un servicio de bus para ir al viejo que es el más bonito, ya que en el nuevo habían estado los padres de Elena y es un museo por lo que decidimos visitar el antiguo, a partir de las 17h se puede aparcar junto a él, informaros antes en la taquilla para no desplazaros y que esto haya cambiado.

El nivel de detalle es increíble
El nivel de detalle es increíble

Este monasterio que inició su construcción en el siglo X es muy bonito, ya que está realizado bajo la protección de un enorme muro de piedra que asciende sobre la construcción, de ahí el nombre, seguro que os dejará con la boca abierta. Además el interior tampoco os dejará indiferente.

El monasterio nuevo
El monasterio nuevo

Para regresar a Loarre esta vez lo hicimos por la A-132, a la altura de Riglos hicimos una parada para hacer fotos de los Mallos, que son espectaculares y con el sol del atardecer hace que resalte aún más el color rojizo de la piedra. No veía estas imponentes paredes desde la última vez que vine a escalar con algunos amigos, hace unos cuantos años.

Los Mallos de Riglos
Los Mallos de Riglos

Después de una jornada intensa tocaba relax y disfrutar de la tranquilidad del camping y una noche más del increíble cielo sobre nuestras cabezas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

En cumplimiento de la legislación española vigente en materia de protección de datos de carácter personal y del reglamento europeo RGPD 679/2016 le informamos de:

Responsable: Elena Infante + info

Finalidad: Gestión del envío de información solicitada, gestión de suscripciones al blog y moderación de comentarios. + info

Legitimación:: Consentimiento expreso del interesado. + info

Destinatarios: No se cederán datos a terceros para la gestión de estos datos.

Derechos: Tiene derecho a Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional. + info

Información adicional:: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos Personales en mi página web http://losviajesdequimyelena.com + info