Les Gorges de la Fou

Para esta escapada a Francia establecimos nuestro campo base en el Camping Aloha en Reynés muy cerca de Amelie Les Bains en el sur de Francia, un lugar que nos quedaba bastante a mano para visitar Les Gorges de la Fou, un cañón forjado por la naturaleza durante años y que hacía mucho tiempo que le teníamos el ojo echado.

Saltando en el Camping Aloha
Saltando en el Camping Aloha

Después de un viaje que duró alrededor de 3 horas llegamos hasta el camping elegido, en esta escapada se habían apuntado también los padres de Elena por lo que para mayor comodidad en lugar de acampar habíamos reservado un mobilhome para dormir todos sin tener que llevar un montón de trastos.

Entrada a Les Gorges de la Fou
Entrada a Les Gorges de la Fou

Además el camping tiene piscina y para disfrute de Éric un accesorio muy común en Francia, una cama elástica que no tardaría en probar. Como habíamos parado a comer por el camino, después de acomodarnos en nuestra casita provisional, Éric lo que quería era ponerse en remojo y en seguida nos metimos en la piscina que era donde estaba la mayor parte de la gente que había en el camping.

Todo el recorrido transcurre por unas pasarelas
Todo el recorrido transcurre por unas pasarelas

Tienen una piscina para los más pequeños con un pez Nemo expulsando agua por la boca que es un imán para los niños que centran toda su actividad junto a esta fuente. Éric lo encontró muy divertido y apenas se separó del codiciado pez. Una vez frescos, pasamos a saltar a la colchoneta, lo chulo es que al ser un poco grande, brincaban varios niños al mismo tiempo.

Hay algún paso curioso bajo las rocas
Hay algún paso curioso bajo las rocas

Al día siguiente madrugamos un poco para llegar lo más pronto posible a Les Gorges de la Fou, no lo teníamos muy lejos pero tampoco sabíamos la afluencia de gente y al ir temprano también nos asegurábamos que no estuviera muy masificado. Por suerte cuando llegamos al aparcamiento apenas había coches, desde aquí hasta la taquilla hay que caminar unos 10 minutos. Existe un servicio de bus gratuito incluido en la entrada, podéis consultarlo en la web de la empresa que lo gestiona, igual que las fechas de apertura ya que no está abierto todo el año y si ha habido lluvias puede que esté cerrado, así que mejor consultar siempre antes de programar vuestra visita. Os dejamos el link al final del post.

El agua está presente durante todo el recorrido
El agua está presente durante todo el recorrido

Después de pasar por taquilla, 10€ adultos, los menores de 5 años no pagan, nos entregaron un casco antes de acceder al cañón por seguridad, ya que podría caer alguna piedra y es mejor prevenir. A José le cayó una justo delante y vimos alguna en la pasarela, por lo que no os lo quitéis en ningún momento. También llevar ropa de abrigo porque hace un poco de frío durante el recorrido además de la humedad que hay.

El recorrido es muy bonito
El recorrido es muy bonito

Todo el recorrido se realiza sobre un pasarela metálica, el lugar es espectacular y siempre vas sobre el agua que pasaba bajo nuestros pies, no hay apenas gente a esta hora por lo que muchas veces estuvimos solos durante el recorrido y pudimos entretenernos para hacer fotos sin problemas. Hay pasos estrechos y alguno por el que hay que pasar bajo piedras y agua corriendo por ellas. El lugar es más bonito de lo que nos imaginábamos y disfrutamos un montón del paseo.

Mariposas por todas partes a la salida del cañón
Mariposas por todas partes a la salida del cañón

Una vez llegados al final del recorrido volvimos sobre nuestros pasos, nos cruzamos con más gente que no madrugó tanto, pero en general vimos mucha menos gente de lo que pensábamos que nos íbamos a encontrar. En total tardamos un poco más de dos horas en hacer el recorrido de ida y vuelta. A la salida del cañón el sol nos calentó el cuerpo en seguida y paramos a tomar algo en un bar que había en el complejo.

Mural en Amelie Les Bains
Mural en Amelie Les Bains

De vuelta paramos para coger algo de comida y así hacer una barbacoa en el camping para recuperar fuerzas del paseo. Éric aprovechó para pasar por la colchoneta y piscina, también alguno hizo la siesta. Por la tarde nos acercamos a Amelie Les Bains para dar una vuelta y tomar algo. Las vistas de la montaña del Canigó desde aquí son preciosas.

Puente sobre el río Le Tech
Puente sobre el río Le Tech

Así que después de dar un paseo por el pueblo, volvimos al camping para pasar la última noche, ya que al día siguiente tocaba volver y aún no teníamos decidido por donde regresaríamos ni qué podríamos visitar.

Web de Les Gorges de la Fou

 

 

2 Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

En cumplimiento de la legislación española vigente en materia de protección de datos de carácter personal y del reglamento europeo RGPD 679/2016 le informamos de:

Responsable: Elena Infante + info

Finalidad: Gestión del envío de información solicitada, gestión de suscripciones al blog y moderación de comentarios. + info

Legitimación:: Consentimiento expreso del interesado. + info

Destinatarios: No se cederán datos a terceros para la gestión de estos datos.

Derechos: Tiene derecho a Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional. + info

Información adicional:: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos Personales en mi página web http://losviajesdequimyelena.com + info