Templo de Debod en Madrid

Egipto es una de nuestra asignaturas pendientes. En Madrid hace muchos años que se instaló el Templo de Debod, pero nunca lo habíamos visitado, excepto Elena. Aprovechando uno de los viajes a la capital, nos acercamos a este lugar construido hace más de 2000 años y que ahora se puede ver muy cerca del centro de Madrid. ¿Quieres saber qué hace un templo egipcio en la ciudad y cómo llegó hasta allí?

El Templo de Debod de noche
El Templo de Debod durante el atardecer

Historia del templo de Debod de Madrid

Seguro que te estarás preguntando, como leches ha acabado un templo egipcio en Madrid. Tiene fácil explicación, no es un botín de guerra como ha ocurrido en otras ocasiones a lo largo de la historia en el mundo. El Templo de Debod que se encuentra en Madrid, es una donación del gobierno de Egipto. Lleva más de 50 años en la capital desde que se trasladó piedra a piedra y se reconstruyó en su ubicación actual.

En 1960, la construcción de la gran presa de Asuán amenazaba con inundar varios templos por un pantano de 500 kilómetros de longitud. El gobierno de Egipto proyectó esta obra «faraónica», tenía que soltarlo lo siento, debido a que cada año el bajo Nilo se inundaba con el agua de las lluvias que procedía de Uganda y Sudán. Para salvar los templos de ser inundados por el agua, la Unesco hizo un llamamiento internacional de la mano de Egipto y Sudán para ayudar al traslado de estos edificios.

Maqueta de la ubicación original de los templos
Maqueta de la ubicación original de los templos

El Templo de Debod que se encuentra en Madrid estaba destinado a ser donado. Se entregaría al país que destacase más por la ayuda ofrecida. Este fue el primer templo que se traslado, primero lo hizo a la Isla de Elefantina en Asuán y 2 años más tarde fueron trasladados a España. Uno de los lugares más importantes que fueron desplazados, fue el famoso templo de Abu Simbel, en el quer España tuvo un papel muy importante en su traslado.

El templo de Debod se instala en Madrid

En el año 1970, comenzó la reconstrucción del templo de Debod en Madrid. Durante varios meses se volvieron a colocar los sillares en su lugar y se reconstruyeron las partes perdidas. Además se hicieron estanques y jardines alrededor del templo y en 1972 se abrió al público.

Templo de Debod, cómo llegar

Lo mejor en estos casos es acercarse al Templo de Debod en el transporte público de Madrid. En esta zona suele haber bastante tráfico. Aún así, si vas en vehículo propio y no es domingo, deberás pagar si lo dejas en la calle, las zonas próximas son de pago. También hay varios aparcamientos cerca del templo. En Plaza España y en el Centro Comercial Príncipe Pío hay parkings públicos con bastante capacidad.

Jeroglíficos dentro del templo
Jeroglíficos dentro del templo

Si decides ir en transporte público, la parada de metro más cercana al Templo de Debod es la de Príncipe Pío, por aquí pasan las líneas 6, 10 y R. La estación de Ventura Muñoz de la línea 3 del metro de Madrid también se encuentra bastante cerca. Cercanías Renfe también tiene parada en el Centro Comercial Principe Pío. Hay varias líneas de autobús cercanas, 001, 1, 2, 3, 25, 39, 44, 46, 62, 74, 75, 133, 138, 148, C1, C2, N16, N18, N19, N20.

Horarios y entradas para el Templo de Debod en Madrid

El templo de Debod de Madrid está abierto de martes a domingo de 10h a 20h. La entrada es gratuita y la visita al interior está regulada, solo dejan acceder 10 personas como máximo para proteger el monumento. No se puede reservar, por lo que cuando llegues tendrás que hacer cola, según lo larga que sea estarás más o menos tiempo. Si tienes delante unas 60 personas, media hora seguro que vas a tener que esperar, en función de lo rápido que salgan los que estén visitando el templo.

Ten en cuenta que el último acceso al templo de Debod es 30 minutos antes del cierre, después ya no dejan entrar. La primera vez que lo intentamos, llegamos a las 18:30 y teníamos delante bastante gente, nos tuvimos que ir porque iba muy lento el acceso y vimos que no íbamos a poder entrar.

Visitando el interior del Templo

Nunca habíamos estado dentro de una construcción egipcia y cuando entramos en el Templo de Debod de Madrid nos sorprendió. En las paredes hay grabados egipcios. Hay una capilla dedicada a los dioses Amón e Isis. Dentro del templo encontrarás paneles en donde se explica la historia del Templo, el edificio está reconstruido orientado igual que cuando se construyó en el siglo II a. C. en su ubicación original. Cuando el imperio romano conquistó Egipto, el emperador Augusto terminó su construcción y añadió unos grabados de este haciendo ofrendas a los dioses Amón de Debod e Isis.

Éric dentro del Templo de Debod
Éric dentro del Templo de Debod

Subiendo por una estrecha escalera se puede acceder a una segunda planta en la que hay una maqueta de como era el templo. También hay otra maqueta en la que se puede ver su emplazamiento original y que ahora está oculta bajo las aguas del Nilo. En total estuvimos en el interior unos 20 minutos, sin prisas y disfrutando del lugar.

Restaurantes cerca del templo de Debod

Desde aquí hay un amplio abanico de posibilidades. En la calle de Ferraz hay restaurantes de todo tipo muy cerca del Templo de Debod. Podrás saborear la gastronomía local y la de otros países con precios para todos los bolsillos.

Álex jugando en el Templo de Debod
Álex jugando en el Templo de Debod

Qué más hacer cerca del templo egipcio

El Templo de Debod de Madrid se encuentra en un lugar privilegiado cerca del centro de la ciudad. Desde el templo, te puedes acercar andando a muchos lugares como el Teleférico de Madrid, la Rosaleda del Parque Oeste. Si te aproximas a la recién renovada Plaza España podrás pasear por ella, la zona de juegos para los niños es grande y está muy bien. Si quieres disfrutar de una de las mejores vistas de Madrid, te recomendamos que subas al mirador del Hotel RIU Plaza. Aún puedes seguir explorando desde aquí Madrid, una gran ciudad sin duda.

Si tienes ganas de caminar, también puedes dar un agradable paseo por Madrid Río. Es un lugar muy chulo de la ciudad junto al río Manzanares.

Deja un comentario