Palacio Real de Olite, última parada

Estábamos alojados en Ochagavía, en el Camping Osate y era nuestro último día en Navarra. Cargamos el coche con todos nuestros bártulos para recorrer los casi 100 kilómetros que nos separaban del Palacio Real de Olite. Llevábamos 2 semanas en la provincia disfrutando de muchos de sus encantos, pero ya teníamos que volver a casa y acabar nuestra ruta por Navarra.

Palacio Real de Olite
Palacio Real de Olite

Llegamos a Olite

El recorrido en carretera transcurrió sin nada que destacar, llegamos relativamente pronto a Olite y conseguimos aparcar sin problema muy cerca del Palacio Real de Olite. La ciudad no es muy grande y en los alrededores de la parte vieja seguro que encuentras algún lugar donde aparcar.

Entradas para el Palacio Real de Olite

Lo recomendable es que las entradas al Palacio de Olite las compres antes de ir a través de internet. Como íbamos fuera de temporada, lo que hicimos fue ver el aforo para ese día, en el calendario te va poniendo las horas y las entradas que quedan. Como vimos que había bastantes plazas decidimos comprarlas en taquilla. Si quieres hacer la visita guiada al Palacio Real de Olite te recomendamos que las adquieras antes de ir.

Interior del Palacio Real de Olite
Interior del Palacio

Debido a lo bonito y espectacular que es el Palacio Real de Olite, también se utiliza cómo lugar para hacer grabaciones de cine. Este año, una de las producciones que se están grabando es Vampire Academy. También se ha utilizado de escenario para otras películas entre ellas, «Los Borgia» o la serie «Sin límites». También es la sede principal del Festival de Teatro Clásico de Olite.

Historia del Palacio Real de Olite

Carlos III decidió ampliar en el Siglo XV el antiguo castillo que había en este emplazamiento para convertirlo en un Palacio para los Reyes de Navarra. Cuando lo ves, lo primero que pensamos todos es que es un castillo. De hecho, casi todo el mundo lo llama Castillo de Olite, pero en realidad es un Palacio ya que cuando se amplió, se pensó más en que tuviera un carácter cortesano y se le dio menos importancia al aspecto militar.

Elena y Éric en el Palacio Real de Olite
Elena y Éric en el Palacio

Su construcción parece desordenada debido a las ampliaciones que se fueron realizando. Lo cierto es que en su época llegó a considerarse como uno de los más bonitos de Europa. Entre el Palacio Nuevo y el Palacio Viejo que actualmente es un Parador Nacional de Turismo, existía el Palacio de la Reina actualmente desaparecido.

Vistas desde el Palacio Real de Olite
Vitas desde la parte alta del Palacio

En 1512 la Corona de Castilla y la de Aragón se unieron para invadir Navarra. Después de estos hechos, solo se utilizaba esporádicamente por los virreyes. Con el tiempo el Palacio o Castillo de Olite fue deteriorándose. La estocada final la dio el guerrillero Espoz y Mina durante la Guerra de la Independencia Española en 1813. Ordenó que se incendiase el Palacio Real de Olite para evitar que las tropas de Napoleón se apoderasen de la fortaleza.

La Restauración del Palacio Real de Olite

Si hoy lo vemos con este aspecto tan impresionante, es gracias a la restauración que convocó en concurso la Diputación Foral de Navarra. La importante obra fue adjudicada a los arquitectos José y Javier Yárnoz, la cual iniciaron en el año 1937. Actualmente las obras de restauración no están finalizadas. Es un trabajo muy complejo que pretende recuperar el estado original que tenía el Palacio. Lo único que no podremos ver nunca es como era la decoración interior.

Una de las torres del Palacio
Una de las torres del Palacio

Dentro del Palacio Real de Olite hay una sala en la que podemos ver el estado en el que se encontraba la construcción antes de la restauración y como está en la actualidad. Además también podemos ver como se pretende que quede una vez finalizada la obra. En Enero de 1925 fue declarado Monumento Nacional igual que la cercana Iglesia de Santa María.

Nuestra visita al Palacio Real de Olite

Nos impresionó bastante recorrer el antiguo edificio, la restauración es impresionante y pudimos recorrer una gran parte del edificio. Lástima que las grandes salas estén bastante vacías. Debió ser impresionante en la antigüedad con las paredes llenas de tapices y la decoración que debió tener el palacio.

El Parador Nacional desde el Palacio Real de Olite
El Parador Nacional

Los peques también se divirtieron mucho explorando el Palacio de Olite. También subimos a las 6 torres, algunas con escaleras de caracol muy estrechas. A veces nos teníamos que poner de acuerdo con los que venían en el otro sentido para poder subir o bajar. Además las vistas desde las torres son impresionantes.

Una vez finalizada la visita nos acercamos a la Plaza de los Teobaldos y pasamos por delante del Parador Nacional. También nos impresionó la espectacular fachada de la Iglesia Santa María La Real.

Comer en Olite

Para comer nos acercamos a la Plaza Carlos III El Noble que está enfrente de la entrada al Palacio Real de Olite. En esta plaza también se encuentra el Ayuntamiento de Olite. Nos acercamos al Bar el Portillo que anunciaba que tenían tapas, pero la dueña nos dijo que apenas le quedaba nada y no se veía que tuviese muchas ganas de trabajar.

Paseando por las calles de Olite
Paseando por las calles de Olite

Al final no nos complicamos la vida y nos decantamos por el Restaurante Ducay que está cerca del ayuntamiento. Tienen menú diario y comimos bastante bien. Después de comer dimos una vuelta por el casco histórico medieval, muy recomendable.

Después del paseo por Olite decidimos ir al coche y continuar nuestro viaje hasta casa, nuestras vacaciones por Navarra se habían acabado. Un viaje del que disfrutamos todos y una provincia a la que seguro volveremos.

Deja un comentario