Gouffre de Padirac, impresionante

Vamos al centro de la tierra

Seguimos en Rocamadour, en nuestro segundo día en este precioso pueblo nuestro programa del día tenía un objetivo claro, ir a Gouffre de Padirac, a pocos kilómetros de nuestro campo base.

Bajamos a desayunar y nos encontramos casi a solas, decidimos contratarlo en este alojamiento debido a la escasa oferta en la zona. Al ser temporada baja nos encontramos con algunos locales cerrados.

Vista desde el Hotel de la Iglesia y el cementerio
Vista desde el Hotel de la Iglesia y el cementerio

Antes de subirnos al coche para ir a Gouffre de Padirac, Éric pasó por la colchoneta del camping para empezar el día a tope, ya en el desayuno iba dejando claro que no íbamos a ponernos en marcha si no saltaba.

Nuestro destino se encontraba a menos de 20 kilómetros de Rocamadour por lo que en menos de 30 minutos llegamos al parquing de la sima.

Gouffre de Padirac

Hasta ese momento sabíamos algunas cosas sobre Gouffre de Padirac, pero a medida que la información nos iba llegando comenzábamos a descubrir porque nos habían aconsejado en información turística visitar esta cueva.

Llegamos a Gouffre de Padirac
Llegamos a Gouffre de Padirac

La sima se abre al cielo con un diámetro de aproximado de 35m y 75 de profundidad, es lo primero que vimos antes de ir a la taquilla, ¡pedazo agujero!.

El inmenso agujero de la Sima
El inmenso agujero de la Sima

Si vas en temporada alta conseguir las entradas con antelación por internet, existen máquinas para tramitarlo allí mismo y evitar colas o ir directamente a taquillas. Como nosotros fuimos en temporada baja solo teníamos algunas personas delante. Nos costó 13,50€ adultos y 9,50€ Éric por ser mayor de 4 años.

Camino al embarcadero
Camino al embarcadero

Nos dijeron que en temporada alta suelen entrar unas 7.500 personas/dia y el record de visitantes lo tienen en casi 500 mil personas en un año y no abren los 365 días.

Con la entrada está incluida una audioguía y el descenso se puede hacer andando o en ascensor, nosotros elegimos la segunda opción. Desde el interior de la sima te sientes muy pequeño, es increíble el tamaño que tiene.

Barcas en el río subterraneo
Barcas en el río subterraneo

Imaginamos al descubridor Édouard Alfred Martel, cuando empezó a caminar explorando está cavidad en 1889 lo que debió significar un hallazgo de esta magnitud. De hecho este hombre está considerado como el fundador de la espeleología moderna.

Lago de los Gourgs
Lago de los Gourgs

Una vez llegados hasta el nivel máximo posible, unos 103 metros desde la entrada, caminamos por una zona que no parecía muy espectacular, salvo por los techos altos, hasta que llegamos a un embarcadero para atravesar un río subterráneo.

Las formaciones junto con el agua crea un clima mágico
Las formaciones junto con el agua crea un clima mágico

Cuando nos llegó el turno de embarcar casi nos vamos sin nuestra timonel, ya que la embarcación no había quedado bien fijada y sin darnos cuenta nos íbamos separando de ella en la penumbra. Por suerte se dio cuenta a tiempo. 

Te sientes pequeño en la GRan Cúpula
Te sientes pequeño en la GRan Cúpula

Comenzamos un tranquilo paseo de un kilómetro oyendo las indicaciones de nuestra guía y patrona. Durante el trayecto está prohibido hacer fotos, más adelante los descubrimos, ellos tienen un sistema para fotografiar cada barca y después te las venden.

Agua acumulada entre las rocas
Agua acumulada entre las rocas

Una vez cruzamos el río y desembarcamos, la cueva empezó a mostrarnos la cara más espectacular, si la visita hubiera acabado en el embarcadero habríamos pensado que nos habían timado, pero a partir de este punto es un espectáculo.

La escaleras dentro de la Gran Cúpula
La escaleras dentro de la Gran Cúpula

A continuación nos encontramos con el Lago de los Gours, desde aquí hay 40 kilómetros de cueva que apenas se ha explorado. La visita se desvía hacia la espectacular sala de la  Gran Cúpula, el punto más alto se encuentra a 96 metros de altura y destacando increíbles formaciones que han ido moldeándose durante miles de años. La ruta es circular y vuelve al embarcadero. Desde aquí el recorrido es el mismo.

Detalle de las formaciones
Detalle de las formaciones

¡Vamos a comer!

Impresionados por la visita, decidimos buscar un lugar donde comer, junto al complejo hay varios locales, pero salvo el restaurante que está junto a las taquillas y que intuimos es caro, el resto está cerrado. Así que ponemos rumbo a uno que descubrimos en Tripadvisor, Restaurant Au Fil de L’Eau.

El Balneario abandonado Source Salmière
El Balneario abandonado Source Salmière

Fue un gran descubrimiento, cuando llegamos vimos coches de gente que estaba trabajando y dentro estaba lleno. Comimos muy bien y a buen precio 13,50€ el menú del día. Está ubicado junto a un lago y un balneario abandonado por el que paseamos después de comer y pasamos un rato agradable y tranquilo.

Elena reposando
Elena reposando

De vuelta a Rocamadour buscamos algunos Geocachés para divertirnos un rato. Por la tarde queríamos visitar el castillo que nos quedó pendiente el día anterior.

¡Tesoro encontrado!
¡Tesoro encontrado!

El Castillo de Rocamadour

Esta vez si teníamos monedas de 2€ para poder pasar por el torno metálico. Elena pasó junto a Éric apretándose un poco y yo con las mochilas. Lo espectacular no es el castillo con sus murallas del siglo XV, si no las increíbles vistas que se pueden ver desde ellas, una visión diferente del pueblo de Rocamadour, como si estuvieras volando.

Subiendo a la muralla
Subiendo a la muralla

También se puede ver la construcción adyacente recorriendo la muralla, es un albergue para los peregrinos con habitaciones a precio económico y con habitaciones compartidas para los peregrinos, si quieres saber más sobre Rocamadour visita nuestro post.

Vistas de Rocamadour desde el castillo
Vistas de Rocamadour desde el castillo

Para cenar volvimos a la Pizzeria In Bocca al Lupo del día anterior, nos recibieron con una sonrisa de agradecimiento al reconocernos y nos ofrecieron la misma mesa, tampoco hay muchas en el pequeño local. Pedí espaguetis a la arrabbiata que picaban una barbaridad y eso que no llevaban mucho picante, pero echaba fuego, acabé el día al rojo.

Somos una familia que nos encanta viajar, hacer escapadas y la fotografía. Aquí reunimos muchas de nuestras actividades.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

En cumplimiento de la legislación española vigente en materia de protección de datos de carácter personal y del reglamento europeo RGPD 679/2016 le informamos de:

Responsable: Elena Infante + info

Finalidad: Gestión del envío de información solicitada, gestión de suscripciones al blog y moderación de comentarios. + info

Legitimación:: Consentimiento expreso del interesado. + info

Destinatarios: No se cederán datos a terceros para la gestión de estos datos.

Derechos: Tiene derecho a Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional. + info

Información adicional:: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos Personales en mi página web http://losviajesdequimyelena.com + info