Colonia Sedó en Esparraguera

Junto al río Llobregat, en la población de Esparraguera, existe una de las mayores Colonias industriales que cambiaron la manera de trabajar hace más de un siglo. La Colonia Sedó marcó una época, no solo por la manera de trabajar, también hubo muchos cambios a nivel social y tecnológicos que aportaron nuevos avances a la industria textil. Si quieres conocer la historia de esta Colonia sigue leyendo.

Museo de la Colonia Sedó
Museo de la Colonia Sedó

Historia de la Colonia Sedó

El fundador Miquel Puig i Catasús

Miquel Puig i Catasús fue un empresario que hizo fortuna gracias a los negocios que tenía con Cuba. Tenía una empresa textil en Barcelona, pero ya había mucha industria en la ciudad y no se permitía construir más fábricas. Busco una ubicación para su nuevo proyecto y encontró un molino harinero en la población de Esparraguera, Can Broquetes, junto al río Llobregat. Lo compró y también adquirió los derechos para poder usar el agua del río.

Telares de la Colonia Sedó
Fotografía del Museo de la Colonia Sedó

En 1846 fundó la empresa y comenzó a construir un complejo textil de grandes dimensiones aprovechando la fuerza del agua para mover las máquinas. De esta manera se abarataban los costes de fabricación, debido a que en esa época el carbón era el material más utilizado, para mover las máquinas de la Colonia Sedó utilizaría en su mayoría la fuerza hidráulica.

En la fábrica se hacía todo el proceso desde que llegaba el algodón. Desde la hilatura, el tisaje y el acabado de la pana. Un producto que durante años se fabricó en la Colonia Sedó.

La Colonia Sedó se queda sin su fundador

Inesperadamente Miquel Puig murió en 1863, su hijo Josep Puig i Llagostera que estaba en Inglaterra, regresó de manera urgente para dirigir la empresa. Josep era ingeniero industrial e introdujo grandes avances en la Colonia Sedó que consiguieron ampliar y mejorar la fábrica.

Turbina de 1400cv de la Colonia Sedó
La gran turbina de 1400cv

Para mover la gran bomba de 1400cv, hizo construir un acueducto de 4 kilómetros de longitud que llevaba el agua hasta un salto de 30 metros. Construyó un puente de hierro para que los trabajadores que venían de Olesa de Monserrat pudiesen cruzar el río Llobregat para ir a trabajar. Fue el primer puente de hierro del país, tenía 90 metros de largo, una riada en 1862 lo destrozó. Se volvió a reconstruir, pero en 1873 otra crecida del Llobregat lo volvió a dejar inservible.

Telar de la Colonia textil
Uno de los 2000 telares que tenía la fábrica

Posteriormente se reconstruyó con un puente de palanca que posteriormente con los años y la riada del 1971 dejó de estar en servicio y acabo deteriorándose por el poco uso que tenía. En 1879 Miquel Puig murió y las riendas de la fábrica las toma la persona que era gerente en ese momento, Antoni Sedó.

El empuje de Antoni Sedó

Antoni Sedó fue quien acabo de realizar la ampliación más grande de la Colonia y es por esto que el complejo industrial tiene su nombre. Construyó casas para los trabajadores, una iglesia, colegio, dispensario, economato, incluso llegó a tener su propio cuerpo de bomberos durante varios años.

Iglesia de la Colonia
Iglesia de la Colonia

La idea era que la Colonia Sedó debía ser independiente y autosuficiente. En esa época habían más servicios en la Colonia que en muchos pueblos. La Colonia llegó a tener en su máximo esplendor unos 2000 trabajadores de los cuales 1500 de ellos vivían allí. Igual que sus predecesores Antoni Sedó vivía en la Colonia textil, pero hizo construir una gran casa en el centro. Desde una de las ventanas veía a sus empleados ir o volver del trabajo.

Cómo era la vida en la Colonia Sedó

La fábrica estaba en funcionamiento las 24 horas y las jornadas de los trabajadores y trabajadoras era de 11 horas. Además de las personas que se encargaban de la producción de la pana en todo su proceso, habían otros oficios, carpinteros, mecánicos, albañiles, entre otras especialidades, incluso había una forja.

Canalización de la bomba de la Colonia Sedó
Por aquí entraba el agua a la bomba

El alquiler de una casa, que eran de unos 60m2, equivalía a 1/4 parte del salario del trabajador. Al principio la escuela que estaba junto a la iglesia, los niños y las niñas estaban separados. En el edificio de la derecha los niños y en el de la izquierda las niñas.

Antoni Sedó decían que era paternalista, traducción: controlador. Si quería influenciar sobre sus trabajadores y trabajadoras, el domingo cuando iban a misa, el cura que era amigo del industrial les recordaba la dirección a seguir según las indicaciones del señor Sedó. Esto último lo han confirmado varias personas que trabajaron en la Colonia Sedó. El día de reyes, repartía regalos a los niños de la Colonia.

El fin de una larga trayectoria

La crisis textil de 1980 acabó con más de 100 años de historia de la Colonia Sedó y su maquinaria se silenció para siempre, vendieron toda la maquinaria que se puedo. Actualmente en la antigua Colonia hay instaladas unas cuantas empresas y hay intención de restaurar muchos de los lugares que hoy están cerrados. El problema es que la inversión económica es considerable y está bastante parado.

Visitar la Colonia Sedó

Si quieres conocer de primera mano la historia de la Colonia Sedó tienes la oportunidad de hacerlo a través del Museo de la Colonia Sedó. Te recomendamos realizar la visita guiada, es la mejor manera de conocer este gran complejo industrial que fue el más importante y avanzado del país.

Chimenea helicoidal
La chimenea helicoidal

La visita está dividida en dos partes, Dolors realiza la parte interior, explicando la historia y como funcionaba la fábrica. Incluso podrás caminar por donde pasaban millones de litros de agua para mover la gran turbina de 1400 caballos que hacía que funcionasen las máquinas.

Posteriormente Isabel realiza la visita por el exterior para explicar los diferentes procesos de producción y donde se realizaban. Podrás ver también las tres chimeneas que hay en la fábrica, una de ellas helicoidal, su función era la misma, pero su estética era para impresionar y decir: aquí hay dinero y somos importantes. La visita también pasa por la antigua casa de Antoni Sedó, que por desgracia está en ruinas y no se puede visitar. Esta gran casa de 1800m2 tenía un gran jardín de 10.000m2.

Acueducto que transportaba el agua
Al fondo el acueducto

Después de pasar por delante de la iglesia que también se encuentra cerrada por su estado de abandono y para evitar visitas no deseadas, se pueden ver algunas de las casas que todavía hay en la Colonia Sedó y que están habitadas. La visita guiada acaba pasando por el impresionante acueducto que traía el agua del canal del Cairat.

Más información sobre la Colonia Sedó

Este museo solo abre los sábados, domingos y festivos. El mes de agosto permanece cerrado. Te recomendamos la visita a este antiguo complejo textil si quieres conocer de cerca como era una Colonia industrial. Puedes ver las tarifas en la web del museo y contactar con ellos para poder realizar la visita.

Entre las naves de la fábrica
Paseando por la Colonia

Qué más hacer cerca de la Colonia Sedó

Esparraguera se encuentra en la comarca del Baix Llobregat, puedes hacer un gran número de actividades. Cerca de la Colonia puedes acercarte a la Iglesia de Santa María del Puig. También puedes visitar la propia ciudad de esparraguera, posee el segundo campanario de parroquia más alto de Cataluña, con 63 metros de altura. Si quieres visitar un lugar muy curioso te recomendamos descubrir la Cueva del Salnitre. Puedes buscar en nuestro blog más propuestas por la zona.

Deja un comentario